1. COMPONENTE FÍSICO BIÓTICO
2. COMPONENTE DE FUNCIONAMIENTO ESPACIAL

3. COMPONENTE SOCIOCULTURAL Y SIMBÓLICO

3.1 DINÁMICA Y ESTRUCTURA POBLACIONAL
3.2 Condiciones de vida en Medellín 2009
3.3 Vivienda
3.4 Educación
3.5 Salud y la seguridad social
3.6 Empleo e Ingresos
3.7 Percepción ciudadana sobre condiciones de vida y calidad ambiental

 
DIAGNÓSTICO

Para búsquedas presiona Ctrl+F

3. COMPONENTE SOCIOCULTURAL Y SIMBÓLICO SIGUIENTE >>

Conceptualización del componente
El diagnóstico actualizado del componente sociocultural y simbólico retoma algunos de los conceptos que fundamentaron el diagnóstico inicial, con el objetivo de dar continuidad al análisis presentado en el año 2004. La tabla 98 presenta un resumen de aquellos que siguen estando en la base conceptual del diagnóstico actual, agregando al final un concepto importante en el desarrollo de esta versión, el de percepción.

Consolidación y actualización de la información

Dada la disponibilidad actual de los datos, el diagnóstico del Componente Sociocultural y Simbólico del Plan Ambiental Municipal (2011-2019) acude a fuentes de carácter oficial que brindan información integrada sobre distintos aspectos demográficos y de calidad de vida, permitiendo análisis posteriores de los factores que explican los diferentes niveles de vida existentes en la sociedad.

Estas fuentes son fundamentalmente el Censo General 2005 realizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE, las Proyecciones de Población Municipio de Medellín por comunas y corregimientos Años 1993, 2005-2015 realizadas por convenio entre el DANE y el Municipio de Medellín entre Septiembre de 2009 y Junio de 2010 y la Encuesta de Calidad de Vida 2009 realizada por el Departamento Administrativo de Planeación del Municipio de Medellín.

Adicionalmente, se retoman otros estudios de carácter sectorial o focalizados que proporcionan indicadores específicos, entre otros, el documento “Situación de salud en Medellín. Indicadores Básicos 2008” y la “Encuesta de percepción ciudadana Medellín 2010” del Proyecto Medellín Cómo Vamos.

Tabla 98. Matriz síntesis de conceptos propios del componente sociocultural y simbólico.

3.1 DinÁmica y estructura poblacional << Volver arriba / Siguiente >>

De acuerdo con la información resultante del proceso de conciliación censal del Censo General 2005 y de las proyecciones de población entre los años 2005 y 2015, se señala una tendencia de crecimiento de la cabecera municipal¹ de Medellín pasando de una concentración del 98,25% de la población de la ciudad en el año 2005 a un 98,57% en el año 2010 y a un 98,8% en el 2015 (tabla 99). En concordancia, se determinó que el resto del municipio, correspondiente a los centros poblados y áreas caracterizadas por la disposición dispersa de viviendas y explotaciones agropecuarias, presenta una disminución de habitantes albergando para el año 2010 sólo el 1,43% de la población total de la ciudad.

¹De acuerdo con la definición fijada por el DANE se entiende por cabecera municipal “el área geográfica que está definida por un perímetro urbano, cuyos límites se establecen por “acuerdos” del Concejo Municipal. Es donde se localiza la sede de la Alcaldía Municipal”

Tabla 99. Distribución de la población de Medellín por años según área

Fuente: Cálculos propios con base en las proyecciones de población realizadas por el DANE a partir del Censo General 2005.

Según las estimaciones en Medellín, como en otras ciudades a nivel nacional e internacional, se mantiene la tendencia a la concentración de los habitantes en áreas con características urbanas, a pesar del notable crecimiento de la población que habita en los cinco Corregimientos reconocidos históricamente como el área rural de la ciudad; la tabla 100 muestra la distribución de la población de Medellín con referencia al número total de habitantes de las Comunas y de los Corregimientos, reflejando un cambio significativo en la proporción de población que ocupa estos últimos en comparación con la población que habita el núcleo netamente urbano.

Tabla 100. Distribución de la población de Medellín por años según Comunas y Corregimientos

Fuente: Cálculos propios con base en las proyecciones de población realizadas por el DANE a partir del Censo General 2005.

Con referencia a la evolución de la población, entre los años 1993 y 2005 se observa un incremento de 420.368 habitantes, lo que equivale a 35.030 personas por año; según las proyecciones realizadas a partir del último censo, se espera que el incremento de habitantes por año entre el periodo 2005 – 2015 sea de aproximadamente 25.000 habitantes, esto es, 10.000 personas menos que en el periodo comprendido entre los años 1993 – 2005.

Distribución de la población por sexo y edad

Como se señaló en el diagnóstico del componente sociocultural y simbólico realizado en la etapa de formulación del Plan Ambiental Municipal 2004, la población de Medellín está compuesta en una mayor proporción por mujeres; según datos de 2005, en la ciudad habitan 1.170.568 mujeres y 1.043.926 hombres, que corresponden al 52,86% y 47,14% de la población, respectivamente. La serie cronológica siguiente muestra esta misma tendencia (tabla 101); para el año 2010 se proyecta que la población femenina corresponde al 52,92% de la población total y en el año 2015 alcanzará el 52,94%. Lo anterior, concuerda con la aserción del DANE sobre la relación directa entre el carácter netamente urbano de los municipios y una estructura de población con mayor ponderación femenina en los mismos.

Tabla 101. Evolución de la población 1993, 2005-2015 Medellín según proceso de conciliación censal y proyecciones de población

Fuente: DANE, a partir del Censo General 2005.

Un dato que llama la atención sobre la estructura y la dinámica poblacional en Medellín es la predominancia de la población masculina en edades entre 0 y 19 años y la reducción de su proporción en edades superiores, dando lugar a una mayor participación femenina en el conjunto de la población como se mostró anteriormente. Esto, según se explica en diagnósticos previos, se relaciona con el desenvolvimiento del conflicto urbano en los años 80 y 90 y las derivaciones de la violencia vivida en periodos anteriores a nivel nacional, así como por la tendencia a nivel mundial hacia una mayor longevidad de las mujeres.

La distribución de la población según edad para el año 2005 (tabla 102) mostró que el 1,3% de los habitantes de Medellín son menores de 1 año, el 5,4% tienen entre 1 y 4 años y el 5,16% tienen entre 5 y 14 años, presentando evolutivamente una disminución porcentual de la población infantil que en 1993 constituía el 28% de la población total de la ciudad, en 2005 el 22,3% y, según estimaciones, en 2010 alcanza el 19,9% y en 2015 llegará al 18,3%. Lo anterior se debe al decrecimiento de la Tasa Global de Fecundidad¹ (TGF) en Medellín, que para los años 1993 y 2005 era de 2,24 y 2,0 respectivamente y según proyecciones del DANE será de 2,01 entre los años 2010 y 2015 y de 2,0 entre los años 2015 y 2020.

¹La Tasa Global de Fecundidad se entiende como el “número medio de hijos nacidos vivos por mujer de una cohorte hipotética de mujeres no expuestas a la mortalidad, y sujetas a las tasas de fecundidad por edad de un momento durante la totalidad de su periodo reproductivo” (Situación de salud en Medellín. Indicadores básicos 2008)

Respecto a la población entre 15 y 44 años, cabe anotar que este grupo constituyó en el año 2005 el 47,1% de la población total de la ciudad presentando una disminución de su participación en comparación con el año 1993 donde representaba el 49,9% de la misma. Para los años próximos se proyecta esta misma tendencia, aunque con un aumento en la participación de población masculina que según las estimaciones pasará del 47,6% en 2005 a 48,1% en 2010 y 48,6% en 2015.

En contraste, la población entre 45 y 59 años presenta un aumento de su participación en la estructura poblacional establecida en el año 2005 con respecto a la del año 1993, pasando de 12,8% a 18,9%. Según las proyecciones en el año 2010 este grupo etáreo representa el 21,3% de la población total y en el año 2015 constituirá el 22,3% de la misma. Similar tendencia se observa en la población de 60 y más años que en 1993 representaba el 9,2% de la población total, en 2005 el 11,7%, en 2010 el 13,2% y se espera que en el año 2015 alcance el 15,4%.

Tabla 102. Distribución de la población según grupos de edad por años censales y proyecciones poblacionales 2010 y 2015.

Fuente: DANE, a partir del Censo General 2005.

Como se observa en la figura 57, entre los años 1993 y 2005 la población menor de 5 años disminuyó considerablemente mientras que en la totalidad de grupos etáreos que superan el rango de 35 a 39 años se presentó un aumento de la población, destacándose este crecimiento para los rangos 40 – 44, 45 – 49, 50 – 54 y 55 – 59 años. Lo anterior se evidencia en el cálculo para Medellín del índice de Sundbärg¹, que para el año 2005,mostró un porcentaje de menores de 15 años similar al de mayores de 50 años con una tendencia a la conformación de una población de carácter regresiva¹ . Adicionalmente, el cálculo del Índice de Friz¹  (IF) para Medellín equivalente a 102,3, muestra una población madura para este mismo año.

¹Este índice permite conocer si una determinada población tiene el carácter progresivo, estacionario o regresivo comparando la población menor de 15 años y la población mayor de 50 años con un grupo base que comprende la población entre 15 y 49 años. Si el porcentaje de los menores de 15 años supera al de los mayores de 50 se dice que la población es de carácter progresivo. Si esos porcentajes son similares la población se considera estacionaria y si el grupo de mayores de 50 supera al de menores de 15 se dice que la población tiene un carácter regresivo.

¹Las poblaciones de carácter regresivo son aquellas que se muestran envejecidas, sin garantía de relevo generacional. Estas poblaciones se asocian generalmente a países desarrollados.

¹Este índice permite conocer si una determinada población es Joven, Madura o Vieja, comparando la población que se encuentra en el rango de 0 a 19 años con la población que se encuentra en el rango de los 30 a 49 años. Si el IF es > 160 la población se considera joven, si el IF está entre 60 y 160 la población se considera madura y si el IF es < 60 la población se considera vieja.

Figura 57. Pirámide de población Año 2005

Fuente: DANE, Censo General 2005.

Distribución de la población de Medellín por Zonas, Comunas y Corregimientos
De acuerdo con los resultados del proceso de conciliación censal del Censo General 2005 y de las proyecciones de población entre los años 2005 y 2015, las zonas Nororiental (1) y Noroccidental (2) albergan la mayor proporción de habitantes respecto al total de población de Medellín; al año 2010 se calcula que en la zona 1 residen 546.436 personas y en la zona 2 496.849 personas, que en conjunto representan el 44,5% del total de población de Medellín y el 48,3% de los habitantes del área urbana. En el mismo año, se estima que las zonas Centroriental y Centroccidental albergan 352.853 y 346.627 habitantes respectivamente, en conjunto equivalentes al 29,9% del total de población de Medellín y al 32,4% de los habitantes del área urbana.

Las cifras anteriores revalidan la orientación histórica hacia la concentración de la población en las zonas Norte (1 y 2) y Centro (3 y 4) de la ciudad, señalada en el diagnóstico del componente sociocultural y simbólico realizado en la etapa de formulación del PAM. No obstante, en los últimos años se observa una tendencia de crecimiento de la población residente en los Corregimientos, como se indicó arriba y de la población que habita la zona Suroriental (5), la cual pasó de representar el 3,5% de la población total de Medellín en el año 1993 al 5% en el año 2005 y al 5,1% en el año 2010 (tabla 103).

Respecto a la distribución de la población por Comunas se observa que Belén, Doce de Octubre y Robledo son las Comunas que albergan un mayor número de residentes, mientras que La Candelaria, Guayabal y La América constituyen las Comunas con menor número de habitantes. Según se observa en la serie mostrada en la tabla 104, las Comunas que presentan una mayor dinámica son El Poblado y Robledo, aumentando su participación en el total de población de Medellín entre los años 1993 y 2005; dicho aumento refleja el proceso de intensificación de la actividad inmobiliaria en el periodo en mención, tendiendo a estabilizarse posteriormente.

Tabla 103. Distribución de la población por Zonas y Comunas

Fuente: DANE, a partir del Censo General 2005.

Tabla 104. Participación de la población de Medellín por Comuna y Corregimiento según censos y proyecciones poblacionales 2005-2015

Fuente: Elaboración propia con base en DANE Censo General 2005

Con referencia a la distribución de la población por corregimientos (tabla 105), los Censos de 1993 y 2005 y las proyecciones de población 2005-2015 muestran que el corregimiento con mayor número de habitantes es San Antonio de Prado donde residen 77.007 personas en el año 2010, seguido por San Cristóbal con 60.025 habitantes y Altavista con 28.973 habitantes. Los Corregimientos de Santa Elena y San Sebastián de Palmitas albergan 14.509 y 4.370 personas, respectivamente.

Tabla 105. Distribución de la población por Corregimientos

Fuente: DANE, a partir del Censo General 2005.

Entre los Corregimientos que muestran un mayor crecimiento de población en la actualidad se identifican San Cristóbal y Altavista, ubicados al Occidente de Medellín. Los factores que han impulsado este crecimiento en el caso de San Cristóbal son, de acuerdo con las consideraciones incluidas en el Perfil Ambiental Rural desarrollado para la formulación de la Agenda Ambiental Municipal, el crecimiento endógeno de la ciudad (en especial para proyectos de VIS), la migración hacia los suburbios y el desplazamiento regional. En el caso del corregimiento de Altavista, el crecimiento endógeno y los procesos migratorios han sido los principales factores que impulsan el crecimiento de la población.

El Corregimiento de San Antonio de Prado presenta también una importante dinámica en cuanto a crecimiento de la población caracterizada por la tendencia a la urbanización acelerada.

Densidades poblacionales
Como se mencionó en el diagnóstico del componente sociocultural y simbólico realizado en la etapa de formulación del Plan Ambiental Municipal, la Zona 1 Nororiental es la que presenta mayor densidad poblacional con 351 habitantes por hectárea, seguido de la Zona 2 Noroccidental la cual alberga 250 habitantes por hectárea. Cabe resaltar que las Comunas con mayor densidad de población se encuentran en estas dos zonas del norte de la ciudad, la Comuna 6 Doce de Octubre tiene 484 habitantes por hectárea y la Comuna 2 Santa Cruz presenta 470 habitantes por hectárea.

En contraste, la Zona 5 Suroriental muestra una densidad de 77 habitantes por hectárea, muy por debajo de la densidad poblacional promedio de la zona urbana de Medellín equivalente a 207 habitantes por hectárea (tabla 106).

Tabla 106. Densidad de habitantes y viviendas por Zonas y Comunas

Fuente: Elaboración propia con base en DANE Censo General 2005

Entre los Corregimientos, la mayor densidad poblacional la muestra San Antonio de Prado que presenta 12,26 hab/ha, seguido de San Cristobal y Altavista con densidades de 9,86 hab/ha y 8,8 hab/ha. Los Corregimientos de Santa Elena y Palmitas presentan bajas densidades en comparación con el resto de las Comunas y con el valor calculado para la zona rural de Medellín, correspondiente a 6,22 hab/ha (tabla 107).

En comparación con los datos presentados en el diagnóstico del componente sociocultural y simbólico realizado en la etapa de formulación del PAM 2004, se observa que los Corregimientos que experimentaron un proceso de densificación con mayor aceleración fueron, en su orden, San Cristóbal, Altavista y San Antonio de Prado.

Tabla 107. Densidad de habitantes y viviendas en Corregimientos 2010

Fuente: Elaboración propia con base en DANE Censo General 2005

Distribución de la población de Medellín por Zonas, Comunas y Corregimientos según sexo y grupos de edad

La distribución de la población por Comunas según sexo en el año 2005 muestra que, si bien la participación femenina en la población sigue siendo mayor, la diferencia entre hombres y mujeres en las diferentes zonas y Comunas ha venido reduciéndose con respecto a los datos mostrados en el año 1998, lo que evidencia una tendencia hacia un equilibrio entre sexos en la ciudad. Se observa que la diferencia promedio entre hombres y mujeres en las Comunas inscritas en la Zona 1 es de 6687, en las Comunas pertenecientes a la Zona 2 es de 7853, en las Comunas comprendidas en la Zona 3 es de 5205, en las Comunas inscritas en la Zona 4 es de 9494, en la Zona 5 es de 9081 y en las Comunas pertenecientes a la Zona 6 es de 9703. Este mismo promedio en el año 1998 era para las Comunas que componen las Zonas 1, 2 y 3, en conjunto, de 8395 y para las Comunas que pertenecen a las Zonas 4, 5 y 6, en conjunto, de 11422.

En el caso de las Comunas, los datos a resaltar en este tema serían los que presentan las Comunas 11 Laureles y 12 La América en tanto la diferencia entre hombres y mujeres es significativa, teniendo en cuenta el total de la población; en el caso de la Comuna 11, la diferencia entre hombres y mujeres es del orden del 11% respecto a la población total y en el caso de la Comuna 12 esta diferencia corresponde al 10% respecto a la población total (tabla 108).

Tabla 108. Población por Zonas, Comunas y Corregimientos según sexo 2005

Fuente: Elaboración propia con base en DANE Censo General 2005

En el caso de los Corregimientos, la diferencia entre hombres y mujeres es significativamente menor, mostrando también una tendencia al equilibrio entre sexos en la zona rural de Medellín (figura 58).

Figura 58. Población por Comunas y Corregimientos según sexo 2005

Fuente: Elaboración propia con base en DANE Censo General 2005

Indicadores demográficos de Medellín 2009

Las Comunas de la Zona 1 Noroccidental presentan índices de natalidad promedio de 17,0, siendo este el valor más alto entre las zonas de la ciudad; en este caso, hay que resaltar el índice de natalidad que presenta la Comuna 1 Popular correspondiente a 19,7, muy por encima del índice de natalidad promedio de la zona urbana de Medellín equivalente a 13,8.

En la Zonas 2 Noroccidental, 3 Centroriental y 4 Centroccidental se registran índices de natalidad promedio de 12.6, 14.9 y 11.6, respectivamente. No obstante, en el caso de la Zona 4, existe una amplia diferencia en el índice de natalidad entre la Comuna 11 Laureles que presenta un valor de 6.1 y la Comuna 13 San Javier donde se registra un índice de 18.4, siendo Laureles la Comuna con menor número de nacimientos por cada mil habitantes y San Javier la segunda con mayor índice de natalidad, entre el conjunto de comunas de la ciudad.

Las Zonas 5 Suroriental y 6 Suroccidental presentan los índices de natalidad promedio más bajos de la zona urbana, siendo estos 7.2 y 10.0, respectivamente.

En lo tocante a la tasa de Natalidad en zona rural, los Corregimientos que registran los valores más altos son San Antonio de Prado con 11.9 nacimientos por cada mil habitantes y San Cristóbal con 10.0 nacimientos por mil habitantes. El Corregimiento con la tasa de Natalidad más baja es Santa Elena al registrar 6,1 nacimientos por mil habitantes.

Respecto a la tasa de Mortalidad, cabe decir que en general se reduce en todas la zona urbana de la ciudad; la Comuna 10 La Candelaria muestra un valor de 8,3, muy por encima del valor para Medellín correspondiente a 5,6; lo anterior indica que, a pesar de la notable disminución que presenta en la tasa de Mortalidad (los valores registrados en el diagnóstico del componente sociocultural y simbólico realizado en la etapa de formulación del Plan Ambiental Municipal 2004 fueron de 11,9 en el año 1998 y de 8,8 en el año 2002), esta Comuna sigue presentando un número alto de muertes en la ciudad con relación a la población que alberga.

Otras comunas que presentan tasas de Mortalidad considerablemente superiores a la de la ciudad son Laureles, La América, Manrique y San Javier, donde se registran valores de 6.6, 6.2, 6.2 y 5.8 respectivamente. La primera causa de mortalidad identificada para las dos primeras Comunas en mención son las enfermedades isquémicas del corazón y para las dos últimas, al igual que para Medellín, son las agresiones seguidas de las enfermedades isquémicas del corazón; otras comunas en las que las agresiones son la primera causa identificada de muerte para todas las edades son Popular, Castilla, Doce de Octubre, Robledo y Villa Hermosa.

En la zona rural, los corregimientos que muestran una disminución en la tasa de mortalidad, en comparación con los resultados presentados en el diagnóstico del componente sociocultural y simbólico realizado en la etapa de formulación del Plan Ambiental Municipal 2004 para el año 2002, son San Sebastián de Palmitas, San Cristóbal, San Antonio de Prado y Santa Elena donde para el año 2009 se registraron valores de 2.9, 3.7, 3.7 y 1.8, respectivamente. En contraste, Altavista registró un aumento en la tasa de mortalidad pasando de 1.7 en 2002 a 3.2 en 2009.

Sobre la tasa de Mortalidad Infantil, se observa una disminución tanto en la zona urbana como en la zona rural de Medellín, pasando de 10,8 y 11,6 en el año 2002 a 10,3 y 8,0 en 2009, respectivamente. La zona Centroriental continúa registrando la mayor tasa promedio de muertes de menores de 1 año por cada mil nacidos vivos, con 12.6, en tanto que la zona Suroccidental con 5,4 muertes de menores de 1 año por cada mil nacidos vivos es la que presenta menores tasas; en el primer caso, se destaca que la Comuna La Candelaria, ubicada en la zona 3, presenta la mayor tasa de mortalidad infantil de la ciudad, esta es 15.2, seguida de otras Comunas tales como Santa Cruz, Doce de Octubre, Robledo, Belén y Buenos Aires.

En lo que se refiere al área rural, Altavista y Santa Elena presentan las tasas más altas de mortalidad infantil entre los corregimientos, registrando valores de 13.6 y 12.2, respectivamente, mientras que San Sebastián de Palmitas registra una tasa de mortalidad infantil de 0.0. Los Corregimientos de San Cristóbal y San Antonio de Prado se encuentran cerca del valor registrado para la zona rural, mostrando una tasa de 7.5 y 6,8 muertes de menores de 1 año por cada mil nacidos vivos (tabla 109).

Cabe destacar que la tasa de mortalidad infantil en la zona rural presentó una disminución superior a la tasa de mortalidad infantil en la zona urbana, llegando incluso a ser menor que esta última, lo que podría asociarse al mejoramiento de infraestructura de salud, a la implementación de programas relacionados con la nutrición y el cuidado infantil o a una mayor accesibilidad a los centros de salud por parte de las comunidades que habitan los corregimientos.

Otro factor que incide en la dinámica demográfica actual es la constante disminución de la tasa de fecundidad general en la ciudad, siendo de 53,6 nacidos vivos por cada mil mujeres en edad fértil en el año 2003, de 51,77 en el año 2005, de 50,6 en el año 2006, de 50,4 en el año 2008 y de 48,3 en el año 2009¹ .

¹El diagnóstico del componente sociocultural y simbólico realizado en la etapa de formulación del Plan Ambiental Municipal 2004 presentó para el año 2002 una tasa de fecundidad general de 29,73; sin embargo, este valor no corresponde con la trayectoria histórica que puede observarse en los informes demográficos y de salud presentados por la Secretaría de Salud desde al año 2003.

Los cambios demográficos presentados hasta aquí tienen relación directa con la tendencia a la conformación de una población de carácter regresivo, señalada anteriormente, en la cual se presenta un envejecimiento de la población por la reducción de las tasas de natalidad, mortalidad y mortalidad infantil y un mejoramiento del acceso y de la calidad de los programas de atención en salud a la población.

Se observa con respecto al crecimiento de la población una tasa de Crecimiento Natural o vegetativo alta, sobre todo en las zonas Nororiental, Noroccidental y Centroriental de la Ciudad y en las Comunas Popular, San Javier, Santa Cruz, Buenos Aires, Robledo y Aranjuez, muy por encima de la Tasa de Crecimiento Natural de la ciudad, establecida en 8,2. Se destaca con respecto a este indicador una notable moderación del mismo en las Comunas La Candelaria, La América y El Poblado y una tendencia al crecimiento natural negativo en la Comuna Laureles-Estadio.

Población afrocolombiana en Medellín.
De acuerdo con la Ley 70/93, la comunidad negra “es el conjunto de familias de ascendencia afrocolombiana que poseen una cultura propia, comparten una historia y tienen sus propias tradiciones y costumbres dentro de la relación campo-poblado, que revelan y conservan una conciencia de identidad lo cual las distingue de otros grupos étnicos”.

Tabla 109. Indicadores demográficos de Medellín 2009

Fuente: Cálculos propios con base en datos presentados por la Secretaría de Salud de Medellín, 2009.

Según datos del Censo General de Población 2005 realizado por el DANE, la población negra, mulata y afrocolombiana que habita en Medellín es de 123569 personas, equivalente al 5,9% de la población total¹ . El 25% de las personas es menor de 14 años, el 67% tiene edades entre 15 y 59 años y sólo el 8% tiene 60 o más años (tabla 110).

¹En el Diagnóstico del Componente Sociocultural y Simbólico realizado para la formulación del Plan Ambiental Municipal (2004) se mencionó que la población afrocolombiana que residía en Medellín para el año 2000 era de 376589 personas, equivalentes al 19% de la población total de la ciudad. Sin embargo, este dato no parece ajustarse a la realidad de Medellín considerando las cifras consignadas en el Censo General 2005. Si se observa detenidamente los resultados del Censo general 2005, la población presentada en el PAM 2004 podría ser comparable con la población especificada para la Comuna 99 (resto del Departamento de Antioquia) en el Censo General 2005, equivalente a 436885 personas que, sumadas con el total de la población negra, mulata y afrocolombiana en Medellín (123569), tiene como resultado la población total para el Departamento (556373).

Tabla 110. Distribución de la población negra, mulata y afrocolombiana por grupos etáreos en Medellín.

Fuente: Elaboración propia con base en DANE Censo General 2005

Al contrario de lo que comúnmente se piensa, alrededor de la mitad de la población negra, mulata y afrocolombiana que habita en Medellín nació en esta misma ciudad, lo que evidencia un proceso no tan reciente de migración de las comunidades. No obstante, el impacto de los recientes hechos de violencia en municipios donde tradicionalmente se establecieron estas comunidades, a partir de los cuales se han originado desplazamientos masivos o colectivos, es visible en la reciente consolidación de sectores de la ciudad que presentan una población predominantemente negra, mulata y afrocolombiana.

De acuerdo con las cifras del Censo General 2005, las Comunas de la ciudad con mayor concentración de pobladores negros, mulatos y afrocolombianos son Popular y Aranjuez, seguidas de Villa Hermosa, Manrique, Santa Cruz y Buenos Aires. En contraste las Comunas que albergan una menor proporción de esta población son Doce de Octubre, Guayabal, El Poblado y La América (tabla 111). Con respecto a las zonas de la ciudad, es notable que la Nororiental y Centroriental albergan la mayoría de la población a la que nos referimos, la primera reúne el 41,8% del total de pobladores negros, mulatos y afrocolombianos y la segunda el 25%, esto equivale en total al 66,8%.

Tabla 111. Distribución de la población negra, mulata y afrocolombiana por Comuna según sexo

Fuente: elaboración propia con datos del Dane

Población indígena en Medellín

Según datos del Censo General de Población 2005 realizado por el DANE, la población indígena que habita en Medellín es de 3133 personas, equivalente al 0,15% de la población total. El 23% de las personas es menor de 14 años, el 70% tiene edades entre 15 y 59 años y sólo el 7% tiene 60 o más años (Tabla 22). El dato de población indígena residente en Medellín para el año 2005, en comparación con el dato presentado en el Diagnóstico del Componente Sociocultural y Simbólico realizado para la formulación del Plan Ambiental Municipal (2004) equivalente a 1554 indígenas residentes en Medellín para el año 2002, muestra que este grupo poblacional se ha duplicado.

Tabla 112. Distribución de la población indígena por grupos etáreos en Medellín

Fuente: Elaboración propia con base en DANE Censo General 2005

De las personas indígenas censadas en Medellín, el 56% nació en un Municipio diferente a éste, el 38% nació en este municipio y el 6%, esto es, 202 personas provienen de otros países. La población es mayoritariamente masculina, llegando a representar este grupo el 52% del total de población indígena de Medellín, frente al 48% de población femenina.

De acuerdo con las cifras del Censo General 2005, las comunas de la ciudad con mayor concentración de pobladores indígenas son Manrique y Villa Hermosa, seguidas de La América, Popular, La Candelaria y Aranjuez. En contraste las comunas que albergan una menor proporción de esta población son Santa Cruz y Belén (tabla 113). Con respecto a las zonas de la ciudad, es notable que la Nororiental alberga la mayoría de la población a la que nos referimos, al reunir el 31,6% del total de pobladores indígenas que viven en Medellín.

Población habitante de la calle

Según el PAM 2004, este grupo poblacional se define como “individuos cuya vida se desenvuelve fundamentalmente en la calle, entendiéndose ésta como el espacio físico y social donde resuelven sus necesidades vitales, construyen relaciones emocionales y afectivas y mediaciones socioculturales“.

La población total de habitantes de la calle en Medellín, según el censo realizado en 2009 por la Secretaría de Bienestar Social en convenio con el Centro de Estudios de Opinión de la Universidad de Antioquia (CEO), es de 3381 personas, esto es, 748 habitantes de calle más que los registrados en el año 1999, en cifras presentadas en el Diagnóstico del Componente sociocultural y simbólico realizado para la formulación del Plan Ambiental Municipal 2004; esta población está compuesta en su mayoría por hombres, 2922 en total, que representan el 86,4% y por 459 mujeres que representan el 13,6% (tabla 114).

Tabla 113. Distribución de la población indígena por Comuna según sexo

Fuente: Elaboración propia con base en DANE Censo General 2005

Tabla 114. Población habitante de calle por sexo según ciclos vitales Año 2009

FUENTE: Secretaría de Bienestar Social - Centro de Estudios de Opinión 2009.

Como se observa, los niños, niñas y adolescentes (personas entre 0 y 17 años) en situación de calle representan el 4,5% de la población, siendo el grupo de edad más representativo el de los adolescentes entre 15 y 17 años, donde se cuentan 89 individuos que representan el 58,2% de este ciclo vital; a este grupo le sigue el de los pre-adolescentes entre 12 y 14 años, que comprende 48 personas, equivalentes al 31,4% del total de este ciclo vital.

Con referencia a la población habitante de calle adulta la edad general promedio es de 43,07 años. La edad promedio de los hombres adultos jóvenes corresponde a 40,1 años y la de las mujeres adultas jóvenes a 38,18 años; la edad promedio de los hombres adultos mayores corresponde a 66,98 años y la de las mujeres adultas mayores a 66,29 años.

Según el Censo en mención, la Comuna que más atrae habitantes de calle es La Candelaria que, por su ubicación central, crea para ellos mayores posibilidades de lograr los recursos para la sobrevivencia a partir de sus actividades diarias. Igualmente, esta Comuna funciona como lugar de dormitorio, al igual que la Comuna 13 San Javier y las Zonas Nororiental y Noroccidental.

Entre las actividades desempeñadas por esta población se encuentran el reciclaje, ocupando a dos de cada cinco habitantes de calle, y el rebusque, el cual representa para uno de cada 5 habitantes de calle la forma de acceder a un sustento diario.

Población desplazada

Un desplazado es “aquella persona forzada a migrar dentro del territorio nacional, abandonando su lugar de residencia y sus actividades económicas, pues su vida, integridad física, seguridad y libertad personal, han sido vulneradas o se encuentran directamente amenazadas” (Ley 387/97).

De acuerdo con datos de la Personería de Medellín, este municipio se ha convertido en un territorio receptor de población desplazada, llegando a ocupar el segundo puesto en el país después de Bogotá D.C.; la información al respecto muestra que a septiembre 30 de 2010, 181.059 personas, que constituyen 43.680 hogares habían ingresado a Medellín, mientras que este número ascendió a 277.648 personas y 73.486 hogares en la Capital del país. Esta cifra difiere de la presentada por el Observatorio del Desplazamiento Forzado de Antioquia desde donde se afirma que, según registros del Sistema de Identificación de Población Desplazada (SIPOD), el número de personas desplazadas que entraron a Medellín es de 187.027 hasta el 31 de Agosto de 2010, lo que sería equivalente al 8% de la población de la ciudad, si se tienen en cuenta las cifras de población proyectada para el año 2010 del DANE.

De este número de personas que aparecen registradas en SIPOD y haciendo un cruce de información con la base de datos del SISBEN (31 de Julio de 2009), el Observatorio del Desplazamiento Forzado de Antioquia determinó que el número total de personas que se pueden identificar plenamente como habitantes del Municipio de Medellín es de 67.201. Sin embargo, aclara la misma fuente que ese número total de personas en situación de desplazamiento no incorpora a la población desplazada que -aun viviendo en el Municipio- no se encuentra registrada en el SISBEN; lo mismo puede suceder con población desplazada y registrada en otros municipios quienes, viviendo en Medellín, no han sido registrados en el SISBEN.

Un dato para resaltar en esta población es que el 89,8% fue objeto del desplazamiento junto con los demás miembros del hogar, el 6,76% fue objeto de desplazamiento masivo y sólo el 3,47% sufrió desplazamiento individual, tal como se observa en la figura 59.

 Figura 59. Número de desplazados que habitan en Medellín según tipo de desplazamiento 2010

FUENTE: Observatorio del Desplazamiento Forzado de Antioquia Año 2010.

La información presentada por el Observatorio del Desplazamiento Forzado de Antioquia muestra que los municipios de donde fueron expulsadas las personas que viven en Medellín cubren una amplia gama, si se considera que las personas desplazadas provienen de municipios pertenecientes a otros departamentos del país, de distintas subregiones del departamento de Antioquia o de la misma capital del departamento (figura 60). Cabe destacar que este último grupo de personas se consideran objeto de desplazamiento forzado bajo la categoría de “Intraurbano”, representando una porción importante en el conjunto de la población desplazada que actualmente vive en Medellín.

Figura 60. Lugares de expulsión y número de personas que viven en el Municipio

Fuente: Personería de Medellín, 2010

Las cifras del Registro Único de Población Desplazada (RUPD) presentadas por la Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional muestran que el número de personas y hogares que arribaron a Medellín durante el año 2010 fue de 10433 y 3107, respectivamente. Así mismo, el número de personas y hogares que fueron expulsados de la ciudad por el mismo fenómeno durante el periodo de referencia fue de 4678 y 1259, en su orden (tabla 115).

Tabla 115. Personas y Hogares incluidos en el RUPD que fueron receptados y expulsados en el Municipio de Medellín por trimestres Año 2010.

Fuente: Elaboración propia con base en Agencia Presidencial para la Acción social y la Cooperación Internacional, 2010.

Frente al Desplazamiento Forzado Intraurbano (DFI), la Personería de Medellín recibió declaraciones de 8.088 personas¹. Según la información presentada por esta agencia del Ministerio Público, desde el año 2007 la ciudad presenta un aumento constante de este tipo de desplazamiento, mostrando el mayor incremento en el periodo comprendido entre los años 2008 y 2009.

¹Esta información es de declaraciones de desplazamiento recibidas por la Personería de Medellín en el año 2010, sin discriminación del año de ocurrencia de los hechos que ocasionaron la migración.

Con referencia al número de declaraciones por DFI entre enero y octubre de 2010, que ascendió a 1.378, la personería contabilizó 5.098 personas víctimas de este tipo de desplazamiento, entre estas, 1.455 mujeres (29%), 1.084 hombres (21%), 904 niños (18%), 813 niñas (16%), 119 adolescentes hombres (10%) y 93 adolescentes mujeres (8%). Estos datos se apreciarían mejor en una gráfica. Así mismo, esta entidad relacionó las comunas que han presentado la mayor actividad expulsora entre los meses de enero y octubre de 2010, siendo la Comuna 13 la que encabeza la lista con el 24%, seguida por la Comuna 1 con el 16%, la Comuna 3 con el 12%, la Comuna 7 con el 9% y la Comuna 8 con el 8%.

Otro dato a tener en cuenta al respecto es el importante número de desplazamientos masivos¹  y colectivos¹  intraurbanos, 417 y 150 respectivamente, ocurridos en el año 2010 en las Comunas 1, 2, 3, 7, 8 y 13, correspondiente a un total de 567 personas, según declaraciones hechas ante la Personería de Medellín.

¹Corresponde al desplazamientos de 10 o más familias o 50 o más personas por un mismo hecho.
¹No llegan a configurar un desplazamiento masivo.

Frente al tema del DFI, señala esta entidad que el incremento observado “es ocasionado en gran parte por el control social, económico y territorial que tienen los grupos armados ilegales en los barrios de las Comunas más afectadas” y por el aumento de las dinámicas de conflictividad y expansión de su territorio, para lo cual recurren a un sin número de estrategias y actividades ilícitas, entre estas, el desplazamiento de población.

3.2 Condiciones de vida en Medellín 2009 << Volver arriba / Siguiente >>

Según el Centro de Estudios de Opinión de la Universidad de Antioquia, en la publicación “Evolución de las condiciones de vida en la ciudad de Medellín basados en la encuesta de calidad de vida 2009”, el Índice de Calidad de Vida combina en una sola medida las variables de potencial de acceso a bienes físicos, entre éstas, variables que miden capital físico, que toma como indicador las características de la vivienda, variables de infraestructura a través de acceso a servicios básicos de la vivienda, variables de capital humano medido por las características de educación y variables de capital social básico medido por la composición de la familia.

De acuerdo con los resultados obtenidos en la Encuesta de Calidad de Vida 2009 realizada por el Departamento Administrativo de Planeación del Municipio de Medellín, el ICV para la zona urbana equivale a 82,44. Si se observa la evolución del ICV en los últimos 12 años, la ciudad presenta un mejoramiento gradual de las condiciones de bienestar de sus habitantes, expresado en una variación significativa con respecto a los resultados obtenidos en los años 2004 y 1997 (tabla 116). Sin embargo, el resultado logrado en el año 2009 es menor a los obtenidos en los años 2008 y 2007, cuando el mismo registró 83,30 y 84,29, respectivamente.

Tabla 116. Evolución del ICV en Medellín por Comuna. Años 1997, 2004, 2007 y 2009

FUENTE: Elaboración propia con datos de la ECV 2009 y del Diagnóstico del Componente Sociocultural y Simbólico realizado para la formulación del Plan Ambiental Municipal (2004)

Como se observa, las Comunas que presentaron una disminución más notoria en el ICV entre los años 2007 y 2009 fueron Manrique (-3,01) y Popular (-2,76) y las Comunas que mostraron una disminución leve del ICV fueron Belén (-0,75), Robledo (-0,87) y Guayabal (-0,93). Los resultados muestran a su vez que las Comunas con menor calidad de vida siguen siendo Popular, Santa Cruz y Manrique, mientras que las mejores condiciones de vida se observan en las Comunas El Poblado, Laureles Estadio y La América (figura 61).

Figura 61. Evolución del ICV en Medellín por Comuna Años 1997, 2007 y 2009

FUENTE: Elaboración propia con datos de la ECV 2009 y del Diagnóstico del Componente Sociocultural y Simbólico realizado para la formulación del Plan Ambiental Municipal (2004)

Según el Centro de Estudios de Opinión, la disminución del ICV en la ciudad durante el periodo comprendido entre los años 2008 y 2009, está relacionada principalmente con cambios negativos presentados en las variables hacinamiento, número de vehículos, seguridad social en salud del jefe de hogar, cobertura en seguridad social en el hogar y carga económica.

Cabe resaltar que los resultados obtenidos en este periodo muestran una disminución leve en la desigualdad social, representada en la variación de la desviación estándar calculada para el año 2008 en 8.52 y para el año 2009 en 8.27. Esta disminución en la desigualdad social está asociada a los componentes: abastecimiento de agua, servicio sanitario, recolección de basuras y seguridad social de los miembros del hogar, entre otros.

De acuerdo con los puntajes resultantes de las Encuestas de Calidad de Vida 2007 y 2009, puede observarse que los estratos socioeconómicos bajos de la ciudad son los más afectados por el desmejoramiento general de las condiciones de vida, mientras que los estratos medios se convierten en los menos afectados por el mismo fenómeno.

Tabla 117. Evolución del ICV por estratos socioeconómicos

FUENTE: Elaboración propia con datos de ECV 2009 y CEO 2009

Con respecto a este Índice en la zona rural, la información presentada para el año 2009 muestra que la calidad de vida en los hogares rurales (74,29), es visiblemente menor que la de los hogares urbanos; el Corregimiento con menor calidad de vida sigue siendo San Sebastián de Palmitas, donde se observa además una disminución del ICV entre los años 2007 y 2009, al igual que en San Cristóbal y Altavista; en contraste Santa Elena y San Antonio de Prado presentaron un aumento de la misma durante el periodo de referencia, siendo este último corregimiento el que muestra las mejores condiciones de vida en el grupo (tabla 118).

Tabla 118. Evolución del ICV en Corregimientos de Medellín. Años 2004, 2007 y 2009

FUENTE: Elaboración propia con datos de la ECV 2009

Según el Centro de Estudios de Opinión, el ICV en la zona rural de Medellín durante el periodo comprendido entre los años 2008 y 2009 tuvo un aumento muy leve pasando de 74,13 a 74,29 respectivamente. Este cambio está relacionado con variaciones positivas en los siguientes componentes: abastecimiento de agua, servicio sanitario y carga económica. En contraposición, los componentes que presentan variaciones negativas importantes en la zona rural en lo que respecta a calidad de vida son: Número de vehículos, material de las paredes, seguridad social en salud del jefe del hogar y hacinamiento.

Cabe resaltar que los resultados obtenidos en este periodo muestran una disminución leve en la desigualdad social en el área rural, representada en la variación de la desviación estándar calculada para el año 2008 en 12.79 y para el año 2009 en 10.75.

 Figura 62. Evolución del ICV en los Corregimientos Años 2004, 2007 y 2009

FUENTE: Elaboración propia con datos de la ECV 2009

Reconocimiento de derechos ciudadanos e inserción en espacios productivos

De acuerdo con las variables de orden físico, especialmente tipo de vivienda, servicios públicos, uso del suelo y otras categorías socio económicas –salud, educación, empleo-, se ha estratificado la ciudad en 6 categorías. Esta categorización¹, además de ser fundamental para el manejo de los servicios públicos, da cuenta de las condiciones reales de acceso y desarrollo económico en que vive la población. La tabla 119 muestra la distribución de la población de Medellín por estratos socioeconómicos, donde se advierte que el 79,3% de la población de Medellín pertenece a los estratos Bajo-bajo, Bajo y Medio-Bajo, el 16,8% a los estratos Medio y Medio-alto y sólo el 3,87% de la población al estrato Alto¹

¹La estratificación socioeconómica es un instrumento técnico que permite clasificar la población de los municipios y distritos del país, a través de las viviendas y su entorno, en estratos o grupos diferentes.
¹La metodología de estratificación desarrollada por el Estado Colombiano define seis grupos o estratos sociales los cuales, indirectamente, señalan la capacidad económica de quienes habitan las viviendas, de tal forma que la calidad de la vivienda se toma como aproximación a la calidad de vida de sus habitantes.

.Tabla 119. Distribución de la población por estratos socioeconómicos de la vivienda según sexo.

FUENTE: Elaboración propia con datos de la ECV 2009

Lo anterior evidencia la desigualdad existente en la distribución de la riqueza en la ciudad, reflejada tanto en el bienestar de los habitantes como en su localización en el territorio. Al respecto, la Encuesta de Calidad de Vida 2009 muestra que el 76,9% de las viviendas en Medellín están clasificadas en el estrato 1, 2 y 3, mientras el 23,1% de éstas se encuentran clasificadas en los estratos 4, 5 y 6; la tabla 120 presenta la clasificación socioeconómica de las viviendas por Zonas, Comunas y Corregimientos, mostrando que en la Zona Nororiental el 80,4% de las viviendas pertenecen a los estratos Bajo-bajo y Bajo y sólo el 19,4% al estrato Medio-Bajo, en la Zona Noroccidental el 96,2% de las viviendas se ubican en los estratos Bajo-bajo, Bajo y Medio-bajo, en la Zona Centroriental el 82,2% de las viviendas pertenecen a los estratos Bajo-bajo, Bajo y Medio-bajo y el 17,8% a los estratos Medio, Medio-Alto y Alto, en la Zona Centroccidental el 46,8% de las viviendas se clasifican en los estratos Bajo-bajo, Bajo y Medio-bajo y el 53,2% en los estratos Medio, Medio-Alto, en la Zona Suroriental el 74,7% de las viviendas pertenece al estrato Alto y en la Zona Suroccidental el 60,6% de las viviendas se ubica en los estratos Bajo-bajo, Bajo y Medio-bajo y el 39,4% en los estratos Medio y Medio-Alto.

Los datos presentados muestran la fragmentación territorial existente en la ciudad con referencia a la condición de la vivienda y el entorno en las diferentes zonas y comunas; como se observa, en las Zonas Nororiental, Noroccidental y Centroriental de la ciudad predominan los estratos 1, 2 y 3 reflejando la insuficiencia de las viviendas en cuanto a los materiales de fachadas y puertas, la tenencia de garaje, de un espacio para antejardín y de entrada principal y del entorno en cuanto al tipo de vías de acceso, la calidad y cantidad de los andenes y el acceso a un ambiente sano, alejado de focos de contaminación. En contraste, la Zona Suroccidental presenta una predominancia de viviendas clasificadas en el estrato 6 que, en otras palabras, representa unas condiciones óptimas de las mismas y de su entorno, lo cual garantiza el bienestar para la población que habita el sector.

 Tabla 120. Distribución de las viviendas según estrato socioeconómico por Zonas, Comunas y Corregimientos.

FUENTE: Elaboración propia con datos de la ECV 2009

3.3 Vivienda << Volver arriba / Siguiente >>

De acuerdo con la metodología empleada por el Departamento Administrativo de Planeación del Municipio de Medellín en la Encuesta de Calidad de Vida 2009 (ECV), el tema de vivienda comprende no sólo las variables calidad y tenencia sino también la variable condiciones de habitabilidad. Estas variables permiten caracterizar la situación de la vivienda en la ciudad a partir de la medición de indicadores como material de paredes y pisos, acceso a servicios públicos domiciliarios, áreas y focos de afectación del lugar donde está ubicada la vivienda, número de hogares por vivienda, en el caso de la variable calidad, y tipo de tenencia de la vivienda, título de propiedad de la vivienda y pagos relacionados con ésta en el caso de la variable tenencia. Así mismo, a partir de la medición de indicadores relacionados con el grado de hacinamiento en el hogar y, además, las condiciones, calidad y gastos en servicios con que cuenta el hogar, en el caso de la variable condiciones de habitabilidad.

La ECV 2009 registró 661878 viviendas, las cuales albergan un total de 664564 hogares; si se tiene en cuenta el total de población de la ciudad, se obtiene que en Medellín el número de personas promedio por vivienda corresponde a 3,5 y el número de hogares promedio por vivienda corresponde a 1. Según las cifras anteriores, la situación de hacinamiento no representaría una gran preocupación, sin embargo al detenerse en otros indicadores, el tema del hacinamiento y la habitabilidad comienza a tomar mayor importancia.

Por un lado, la ECV 2009 muestra que el número de viviendas sin un cuarto exclusivo para dormir es de 29334, es decir, el 4.43% del total de viviendas de Medellín no tiene una separación de este espacio, lo que resulta contrario a la separación tradicional de cuartos en nuestro contexto. Por otro lado, existen 2686 hogares que comparten vivienda, siendo este uno de los indicadores de densidad que se toman en cuenta para el análisis del hacinamiento, sobre todo si se mira a nivel de Zonas o Comunas; al respecto se observa que en la Zona Nororiental de Medellín se concentran el 42% del total de hogares de la ciudad que comparte una vivienda.

La misma fuente presenta el déficit cuantitativo de viviendas que asciende a 19235, considerando indicadores como el número de hogares en edificaciones no destinadas originalmente para la vivienda, las viviendas con materiales inadecuados en paredes, hogares en cuartos o cuartos en inquilinatos con hacinamiento (más de dos personas por cuarto), viviendas con más de un hogar y viviendas urbanas con hacinamiento no mitigable (más de 5 personas por cuarto).

Al déficit de vivienda por los factores anteriormente mencionados se suman 24061 viviendas en zonas de alto riesgo existentes en el Municipio, contadas en el año de realización de la ECV 2009 y localizadas principalmente en las Zonas Nororiental (36,8%), Noroccidental (17%), Centroccidental (15,5%) y Centroriental (13,8%).

Respecto a las características de las viviendas, existen en Medellín 8843 unidades no aptas para la habitación por ser consideradas ranchos o viviendas de desechos o por ser cuartos adaptados para vivienda, 2098 unidades que tienen piso en tierra y 8069 unidades con materiales inadecuados en paredes. Estas cifras muestran que en Medellín el 1,35% de las unidades de vivienda existentes no son aptas para la habitabilidad y que el 1,55% de las unidades de viviendas presentan condiciones de precariedad, al estar construidas con materiales inadecuados en piso y paredes.

Un aspecto importante a resaltar con referencia a las condiciones de habitabilidad de las familias es el proceso actual de conversión de las viviendas en espacios destinados a usos comerciales disminuyendo los espacios de convivencia en los hogares y afectando los procesos comunicativos, formativos y emocionales de cada uno de los miembros de las familias.

Frente a la cobertura de servicios públicos, a pesar de la alta tasa de cobertura de los servicios de alcantarillado (99,32), acueducto (99,34) y energía (99,21), aproximadas al valor pleno, existe igualmente una problemática asociada a la suspensión o desconexión de los servicios públicos, sobre todo en las zonas donde habitan poblaciones vulnerables; según la ECV 2009 existen en Medellín 11271 viviendas con el servicio de acueducto suspendido y 2099 con el servicio de acueducto desconectado, así mismo 11271 viviendas con el servicio de energía suspendido y 4259 con este mismo servicio desconectado.

Con referencia a los datos sobre tenencia de la vivienda, el número de hogares con vivienda propia totalmente pagada asciende a 364343, que representan el 54,8% del total de hogares de la ciudad; el número de hogares con vivienda propia que la están pagando es 33777 (5,08%), el número de hogares con vivienda en arriendo o subarriendo es 224946 (33,8%) y el número de hogares con vivienda en usufructo es 34537 (5,2%) (figura 63).

Figura 63. Tenencia de la vivienda 2009

FUENTE: Elaboración propia con datos de la ECV 2009.

Tabla120a. Condiciones de habitabilidad, saneamiento y hacinamiento en Medellín Año 2009

Los datos presentados sobre el tema de vivienda muestran que en Medellín existe un alto déficit cualitativo y cuantitativo de unidades, concentrado en algunas zonas y comunas de la ciudad, en las cuales se ha dado un crecimiento explosivo de la población, principalmente en la Zona Nororiental. Las Comunas donde se presenta un mayor déficit cualitativo y cuantitativo de viviendas corresponden a Popular, Manrique, Villa Hermosa y San Javier, sectores de la ciudad reconocidos históricamente por la conformación no planificada de asentamientos y por una alta dinámica demográfica relacionada con sectores vulnerables de la población.

3.4 EducaciÓn << Volver arriba / Siguiente >>

Según los datos presentados en la Encuesta de Calidad de Vida 2009, Medellín presenta altos niveles de asistencia en educación básica, visibles en la proporción (96,6%) de niños y niñas entre 6 y 11 años y de jóvenes entre 11 y 14 años que asisten a los colegios. Sin embargo, debe resaltarse la disminución significativa en la asistencia escolar de jóvenes entre los 15 y los 16 años y adultos entre 17 y 21 años a los niveles medio y superior de educación, donde las cifras de asistencia se reducen al 87,45% y al 53,89%, respectivamente (tabla 121).

Esta disminución se relaciona directamente con un promedio moderado de años de educación (12,7) para personas entre 15 y 24 años, lo que indica que una importante proporción de población joven no continúa su proceso educativo al terminar la educación media (71,1%) o, incluso, no concluye los últimos niveles del bachillerato o grados 10º y 11. En el mismo sentido, se observan bajos porcentajes de población con estudios técnicos o tecnológicos (4,87%), universitarios (8,1%) y de postgrado (1,15%) aprobados.

Así pues, la Comuna que presenta menores tasas de asistencia escolar en edades entre 17 y 21 años es Popular (35,13), observándose una gran desigualdad respecto al tema en comparación con Comunas como El Poblado (89,94) y Laureles Estadio (83,76) y, en general, con la tasa para Medellín establecida, como ya se mencionó, en 53,89.

Durante el año 2009 un total de 630615 personas se encontraban estudiando. Entre estas el 11,33% corresponde a población entre 0 y 4 años, 64,33 % a población entre los 5 y los 17 años, el 18,32% a población entre 18 y 25 años y el 6,01% a mayores de 25 años. La mayoría de las personas que estudiaron en dicho año son mujeres, encontrando una diferencia considerable en las matrículas de mujeres y hombres en edades entre 18 a 25 años, siendo mayor el número de mujeres matriculadas.

Según cifras de la Secretaría de Educación de Medellín entre los años 2005 y 2009 la tasa de deserción en colegios oficiales de la ciudad mostró una tendencia a la disminución pasando de 4,3 estudiantes de cada 100 que abandonaron su proceso educativo en el año 2005, a 3,6 en el 2006, 3,4 en el 2007 y 3,5 en los años 2008 y 2009.

Tabla 121. Asistencia escolar según grupos etáreos por Comunas y Corregimientos

FUENTE: Elaboración propia con datos de la ECV 2009.

Con respecto a la cobertura del sistema educativo (primaria, básica, secundaria y media y superior), la tasa bruta de escolaridad equivale a 81,94%, mostrando una alta proporción de personas que se encuentran inscritas en los diferentes niveles educativos, con respecto a la población demandante (tabla 122). Sin embargo, según la tasa de cobertura neta presentada para la ciudad, sólo el 72,9% de las personas inscritas se encuentra en los rangos normativos de edad para cada nivel, diferencia que muestra una capacidad media del sistema educativo para integrar la población a los distintos niveles formativos.

Con referencia a la cobertura en educación superior se observa en Medellín una tasa bruta de escolaridad en el nivel superior equivalente a 57,5%, lo que indica la proporción de estudiantes matriculados en este nivel con relación a la población demandante. Si se observa la tasa neta de escolaridad en el mismo nivel se encuentra que sólo 26 de cada 100 personas en edades entre los 17 y 21 años asisten a centros de educación superior, evidenciando en la ciudad una baja proporción de alumnos en edad normativa matriculados en nivel superior (tabla 124).

Tabla 122. Tasa neta de escolaridad según niveles educativos por Comuna

FUENTE: Elaboración propia con datos de la ECV 2009.

Los datos de la tabla muestran la baja capacidad del sistema educativo para integrar a la población demandante de Medellín al nivel de formación superior, tanto aquellos estudiantes que terminan el bachillerato y aspiran a realizar inmediatamente estudios técnicos, tecnológicos y universitarios, como aquellos estudiantes que, transcurrido un periodo de tiempo desde la terminación del bachillerato, deciden inscribirse en niveles de educación superior. Si bien, esta es una situación general para Medellín, la baja capacidad del sistema educativo para integrar a la población demandante de Medellín al nivel de formación superior es más evidente en Comunas como Popular, Villa Hermosa y San Javier y en los Corregimientos de Palmitas y San Cristóbal.

Tabla 123. Indicadores de educación para Medellín Año 2009

FUENTE: ECV 2009.

3.5 Salud y la seguridad social << Volver arriba / Siguiente >>

De acuerdo con los datos presentados por la Encuesta de Calidad de Vida 2009, el número de personas que se encuentran afiliadas al régimen subsidiado en Medellín es de 589.403, lo que equivale al 25,43% del total de la población de la ciudad y el número de personas que tienen seguridad social en salud bajo la modalidad de cotizantes o beneficiarios del régimen contributivo es de 1.235.729, esto es, el 53,33% de la población; el porcentaje de afiliación total al sistema de seguridad social en salud, incluyendo regímenes de salud especiales, es de 80,56% (tabla 124). Lo anterior indica que en la actualidad, no se encuentran afiliadas al Sistema de seguridad social en Salud un total de 450.563 personas, esto es, el 19,44%.

Tabla 124. Población afiliada al Sistema de Seguridad Social en Salud

Fuente: Encuesta de Calidad de Vida Medellín 2009 Expandida.

El porcentaje de afiliación a los sistemas de pensiones y de riesgos profesionales es aún menor, el número de personas afiliadas al sistema de pensiones es de 356.323 (tabla 125), en su mayoría hombres y el número de personas afiliadas a sistemas de riesgos profesionales es de 177.462, representando un 7.66% de la población de Medellín (tabla 126).

Tabla 125. Población afiliada y no afiliada al Sistema de Pensiones

Fuente: Encuesta de Calidad de Vida Medellín 2009 Expandida.

Tabla 126. Población afiliada y no afiliada al Sistema de Riesgos Profesionales

Fuente: Encuesta de Calidad de Vida Medellín 2009 Expandida.

Con respecto a los indicadores básicos presentados por la Secretaría de Salud de Medellín para el año 2009, las principales causas de mortalidad en la población de todas las edades corresponden a agresiones con una participación del 15,6% y enfermedades isquémicas del corazón, que representan un 12,9% de las muertes. El grupo poblacional infantil con mayor número de muertes presentadas son niños menores de un año, teniendo como causa principal las afecciones originadas en el periodo perinatal (49,5%). En el caso de la población joven y adulta, entre 15 y 44 años, las agresiones, los accidentes de transporte y la enfermedad por virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH) constituyen las principales causas de muerte, representando el 61,5%, el 6,6% y el 2,8% respectivamente. En población entre 45 y 59 años son representativas las muertes por enfermedades del corazón (13,8%), al igual que en población mayor de 60 años (17,7%), siendo en este último grupo las enfermedades crónicas de las vías respiratorias la segunda causa de muerte (9,9%).

Entre los motivos más frecuentes de consulta externa en la ciudad se observan, en menores de 1 año, las infecciones agudas de las vías respiratorias superiores y la bronquitis aguda y bronquiolitis aguda; en niños entre 1 y 4 años las infecciones agudas de las vías respiratorias superiores; en menores entre 5 y 14 años y adultos entre 15 y 44 años trastornos con los dientes y sus estructuras; en adultos entre 45 y 64 años y 65 y más años la hipertensión.

Entre los motivos más frecuentes de consulta por urgencias se encuentran, en menores de 1 año la bronquitis aguda y la bronquiolitis aguda además de otras infecciones agudas de las vías respiratorias superiores; en niños entre 1 y 4 años las infecciones agudas de las vías respiratorias superiores, diarrea y gastroenteritis de presunto origen infeccioso; en menores entre 5 y 14 años traumatismos de múltiples regiones del cuerpo y faringitis aguda y amigdalitis aguda; en adultos entre 15 y 44 años la atención materna relacionada con el feto, la cavidad amniótica y problemas del parto seguida de síntomas, signos y hallazgos anormales clínicos y de laboratorio, en adultos entre 45 y 64 años y 65 y más años el motivo más común de consulta externa por urgencia son los síntomas, signos y hallazgos anormales clínicos y de laboratorio.

Otro indicador importante para la generación de programas de atención a la población, es el total de embarazos en población adolescente (mujeres entre 10 y 19 años) en el año 2009, el cual asciende a 7830. Según la Secretaría de Salud, el número de embarazos en adolescentes entre 15 y 19 años fue de 7495 que representan el 95,7% de los casos y en adolescentes entre 10 y 14 años fue de 335 que corresponde al 4,3% de los embarazos adolescentes.

Nutrición y seguridad alimentaria
De acuerdo con las conclusiones presentadas por la Secretaría de Bienestar Social del Municipio de Medellín y la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antioquia en el “Perfil alimentario y nutricional Medellín 2010”, la población menor de 18 años en Medellín presenta menores prevalencias que en Colombia en los indicadores talla baja para la edad (desnutrición crónica) en los menores de 18 años, peso bajo para la edad (desnutrición global) y peso bajo para la talla (desnutrición aguda) en menores de cinco años.

Como se observa en la tabla 127 alrededor del 62% de los niños y adolescentes de la ciudad presentan un estado nutricional adecuado para su edad y tan sólo el 1,1% en menores de 5 años, el 2,3% entre los 5 y 10 años y el 2,6% entre los 11 y 18 años presentan delgadez de tipo patológico. En contraste, la tasa de sobrepeso en niños de menores de 5 años es de 20,6%, entre los 5 y 10 años es de 18,9% y en adolescentes entre 11 y 18 años es de 14,8%.

Cabe resaltar frente al estado nutricional de este grupo de población que, si bien no se presentan como críticas, las cifras de riesgo para delgadez anuncian la posibilidad de deterioro del estado nutricional de los menores, ya sea por el menor consumo de alimentos o por el incremento de sus necesidades, lo que en potencia se configura como un problema de salud pública. Como se observa, los menores entre 11 y 18 años presentan el riesgo más alto para delgadez, lo que muestra la necesidad de implementar medidas preventivas para esta población.

Así mismo, las cifras de obesidad toman también un lugar importante en el análisis del estado nutricional de los niños y adolescentes de Medellín, en tanto alrededor del 9% de los niños menores de 5 años y aquellos entre los 5 y 10 años, presentan este tipo de “enfermedad emergente”.

Tabla 127. Estado nutricional de la población menor de 18 años de Medellín según IMC

FUENTE: Secretaría de Bienestar Social Municipio de Medellín y Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antioquia 2010.

Con respecto a la población adulta, el “Perfil alimentario y nutricional Medellín 2010” evidenció que el 42% de los habitantes presentan un estado nutricional acorde a los parámetros normales; sin embargo, resulta significativa la población que presenta problemas de sobrepeso, equivalente al 36% del total de personas mayores de 18 años. Según se indica en el informe citado, el sobrepeso se incrementa sustancialmente después de los 30 años, alcanzando al 38,5% de la población entre 31 y 44 años y al 41.5% de la población entre 45 y 69 años.

Como se observa en la tabla 128, los habitantes de algunas Comunas y Corregimientos presentan niveles más críticos de sobrepeso al promedio de Medellín, entre estos, quienes viven en Laureles – Estadio, Castilla, El Poblado, Villa Hermosa y San Javier y en San Antonio de Prado y Altavista. La misma tabla indica los significativos niveles de Obesidad en Comunas y Corregimientos, que no necesariamente coinciden con los sectores anteriormente mencionados: Santa Cruz, Castilla, Doce de Octubre, Aranjuez, Robledo y Popular y los Corregimientos de San Antonio de Prado y San Cristóbal poseen tasas superiores a la tasa de obesidad en la ciudad.

Como se observa, existe una aparente relación entre el lugar de la vivienda y el estado nutricional de los habitantes de Medellín, que se infiere al observar que las comunas con los mayores niveles de normalidad en materia de estado nutricional corresponden a aquellas ubicadas en las Zonas Suroriental y Suroccidental, donde se observaron mejores condiciones socioeconómicas. Los factores que podrían estar induciendo esta situación, de acuerdo con las conclusiones del “Perfil alimentario y nutricional Medellín 2010”, serían el tipo de expendio de alimentos existentes en los diferentes sectores y la disponibilidad de espacios para la práctica de actividad física.

Con respecto a la situación de seguridad alimentaria en la ciudad, presentada en el mismo estudio, se encontró que los hogares que tienen seguridad alimentaria en la zona urbana corresponden al 44,4% de la totalidad de hogares y, por tanto, que la inseguridad alimentaria alcanza en esta zona al 55,6% de los hogares. En las Comunas Popular, Santa Cruz, Manrique y Aranjuez, pertenecientes a la Zona Nororiental, y en la Comuna Villa Hermosa se observan niveles críticos de inseguridad alimentaria, en las Comunas Castilla, Doce de Octubre y Robledo, pertenecientes a la Zona Noroccidental y en la Comuna San Javier, se observan niveles moderados de la misma y en las Comunas Buenos Aires, La Candelaria y Guayabal se presentan niveles leves (figura 64).

Tabla 128. Evaluación del estado nutricional por IMC en población de 18 a 69 años

FUENTE: Secretaría de Bienestar Social Municipio de Medellín y Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antioquia 2010.

El panorama es aún más preocupante para la zona rural donde tan sólo el 27,2% de los hogares alcanza los niveles de seguridad alimentaria. Los Corregimientos que presentan niveles críticos de inseguridad alimentaria corresponden a San Sebastián de Palmitas, San Antonio de Prado, San Cristóbal y Altavista, mientras que el Corregimiento de Santa Elena muestra niveles moderados (figura 65).

Figura 64. Inseguridad alimentaria en los hogares de la zona urbana.

FUENTE: Secretaría de Bienestar Social Municipio de Medellín y Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antioquia 2010.

Figura 65. Inseguridad alimentaria en los hogares de la zona rural.

FUENTE: Secretaría de Bienestar Social Municipio de Medellín y Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Antioquia 2010.

3.6 Empleo e Ingresos << Volver arriba / Siguiente >>

De acuerdo con la Encuesta de Calidad de Vida 2009, la Población en Edad de Trabajar (PET) en Medellín es de1.959.621 personas y la Población Económicamente Activa (PEA) de 1.043.036 personas. De esta población, 524155 hombres y 376442 mujeres se encontraban trabajando para la fecha de aplicación de la encuesta, para un total de 900597 personas con empleo y 143036 desempleadas.

Los indicadores de fuerza laboral presentados en la ECV 2009 señalan que la Tasa de Desempleo en la ciudad corresponde a 13.71%, mostrando una diferencia importante entre la tasa de desempleo para la población masculina y femenina; en el primer caso, ésta se ubica en 11,40% y en el segundo en 16,72%. Si se observa por Comunas, la Tasa de Desempleo muestra diferencias importantes; mientras en las Comunas Laureles Estadio y El Poblado se registra una tasa de 4,8% en las Comunas Popular y Santa Cruz ésta es de 19,9 y 19,5. Se observa, igualmente, una diferencia considerable en la Tasa de Desempleo de los Corregimientos, mientras que Altavista presenta una tasa de 18,6 en Santa Elena y Palmitas es de 7,9 y 9,0, respectivamente (tabla 129).

Tabla 129. Tasa de Desempleo por Comuna

FUENTE: Elaboración propia con datos de la ECV 2009

La Tasa de Desempleo presenta también grandes variaciones para la población masculina y femenina por Comuna. Como se observa en la figura 66, la diferencia entre los hombres y las mujeres desempleados es mínima en las Comunas El Poblado y Laureles Estadio mientras que en Santa Cruz y San Javier la diferencia es de aproximadamente 10 puntos. En el Corregimiento de Santa Elena, la Tasa de Desempleo en hombres es muy baja en comparación con la misma tasa para la población femenina. Estas cifras son particularmente importantes si se considera que la población de mujeres jefes de hogar viene aumentando aceleradamente, pasando de comandar el 37,9% de los hogares en el año 2008 al 41,2% de los hogares en 2009.

Figura 66. Tasa de Desempleo por Comuna según sexo

FUENTE: Elaboración propia con datos de la ECV 2009

Ahora bien, entre las personas ocupadas, el 57,93% se emplearon como obreros o empleados de una empresa privada, el 5,15% como obreros o empleados del gobierno y el 28,9% como trabajadores por cuenta propia. Esta última cifra es particularmente importante en la medida que muestra un comportamiento similar del empleo en la ciudad al del empleo en el país, donde el número de trabajadores independientes ha venido aumentando debido a la crisis económica y a la disminución de puestos de trabajo estables. Así mismo, esta cifra incluye un segmento de la población que se encuentra inmersa en la economía informal y/o de subsistencia que, si bien no cuenta con ingresos fijos y un empleo estable, son considerados trabajadores independientes, no desempleados (figura 67).

Figura 67. Población según posición ocupacional

FUENTE: Elaboración propia con datos de la ECV 2009

En materia de ingresos, el salario promedio mensual de las personas ocupadas durante el año 2009 asciende a $858.537, cifra superior al salario mínimo legal mensual para el año de referencia, establecido en $496.900. Se destaca la diferencia existente en el ingreso promedio mensual entre hombres y mujeres, correspondiente a $67806, evidenciando un ingreso menor para ellas, que contrasta con la creciente participación de la mujer en la generación de ingresos para el hogar. Igualmente, se destaca la amplia diferencia entre los ingresos de las personas por Comuna, en el caso de Medellín el salario promedio mensual más bajo se observa en la Comuna Popular con $520443 y el más alto en la Comuna El Poblado, con $2841395.

Así pues, para gran parte de la población, especialmente aquella que habita en las Zonas Nororiental, Noroccidental, Centroriental y Centroccidental la alta tasa de desempleo y los ingresos económicos insuficientes, representan un deterioro en las condiciones de vida de las familias, además de la profundización de la brecha entre las posibilidades de mejorar tales condiciones deficitarias, a partir de la adquisición de capital social y cultural y, en consecuencia, de competencias ciudadanas, laborales, profesionales, etc., y la tendencia a la continuidad de las situaciones de riesgo social.

3.7 PercepciÓn ciudadana sobre condiciones de vida y calidad ambiental

<< Volver arriba / Siguiente >>

En el campo de lo sociocultural y lo simbólico, la formación de referentes perceptuales por parte de los sujetos para interpretar las características de su entorno constituye un punto importante en la medida que nos permite un acercamiento a la realidad social desde la mirada misma de los sujetos en su experiencia cotidiana. Indagar sobre lo que los ciudadanos interpretan del contexto que los rodea, constituye un medio para conocer la realidad urbana considerando las estructuras culturales, ideológicas, sociales e históricas que orientan la manera en la cual los grupos sociales se apropian del territorio.

Así, es importante saber que la percepción es producto de la organización y selección de sensaciones que hace el ser humano para definir aquellos estímulos útiles y los que no lo son tanto en función de su propia supervivencia como de la convivencia en el medio social. De este modo si un sujeto percibe una situación que le sea favorable o desfavorable desde su entorno para su propia experiencia, orientará sus acciones con el fin de garantizar un lugar en el mismo que se ajuste a sus expectativas y necesidades individuales y colectivas.

Definir aquello que los habitantes de una ciudad perciben de ésta y de su vida allí, es también conocer la ciudad, desde los significados y las representaciones de quienes en ésta residen. Al respecto, Medellín cuenta con los resultados de la Encuesta de Percepción Ciudadana 2010, que aborda distintos temas de la vida urbana tales como la salud y el medio ambiente, la vivienda y los servicios públicos, la educación, cultura y recreación, la movilidad y el espacio público, el empleo y la inflación, la pobreza y la desigualdad, la seguridad y la convivencia, la corresponsabilidad y responsabilidad ciudadana y la gestión y finanzas públicas.

A continuación (tabla 130), presentamos algunos de los resultados de dicha encuesta que complementan el diagnóstico territorial, en su componente cultural y simbólico, reconociendo como parte de la realidad urbana aquello que los ciudadanos perciben de ésta.

Tabla 130. Matriz síntesis de los resultados de la Encuesta de Percepción Ciudadana 2010

Observaciones desde el diagnóstico del componente sociocultural y simbólico para la actualización del Plan Ambiental Municipal 2007 - 2019

Los cambios demográficos, señalados en este documento de diagnóstico, relacionados principalmente con la reciente consolidación de una población madura y la tendencia a la conformación de una población de carácter regresiva en Medellín y las actuales dinámicas poblacionales, las cuales muestran un crecimiento de la población con una importante incidencia en las cabeceras corregimentales, representan nuevos retos en la generación de bienestar colectivo y la búsqueda de soluciones a las necesidades básicas de la población; más aún si la satisfacción de tales necesidades se observa en términos de la demanda de agua, alimentos, espacio y materiales, que se traduce en una serie de presiones sobre la base natural.

En esta perspectiva, los ritmos de crecimiento y la distribución espacial de la población en la ciudad deben observarse en la medida que determinan la magnitud de los impactos relacionados bien sea con la utilización de recursos naturales o con la generación de residuos. En el caso de Medellín, como se describió, la zona norte presenta las más altas densidades poblacionales y, a su vez, los más altos déficit cuantitativos y cualitativos en materia de vivienda, equipamientos y espacios públicos, especialmente en comunas como Doce de Octubre, Santa Cruz, Popular, Aranjuez y Manrique; sin embargo, las dinámicas poblacionales actuales llaman la atención sobre otros territorios, tales como las comunas San Javier, Buenos Aires y Villa Hermosa en la zona Centro y Robledo en la zona norte, donde se presenta un repunte de la tasa de crecimiento natural de la población.

Es importante señalar además, la mayor demanda de recursos tanto naturales como artificiales en el sector sur de la ciudad, específicamente en las comunas El Poblado y Belén, donde se presenta una intensificación de la actividad inmobiliaria y en los corregimientos de San Cristóbal, Altavista y San Antonio de Prado, los cuales en los últimos años experimentaron un proceso acelerado de densificación.

Hasta aquí se ha hecho mención de la relación entre las dinámicas poblacionales y la sostenibilidad del territorio, enfocada esta última en la aplicación de los principios de la sostenibilidad ecológica¹. No obstante, el diagnóstico en su componente sociocultural y simbólico enmarca la noción de sostenibilidad dentro del concepto de calidad de vida. Es así como al referirnos a la calidad de vida de los habitantes no se habla de otra cosa sino de la calidad de vida de las personas en el espacio urbano, de forma que las acciones conducentes al mejoramiento o detrimento de las condiciones de este espacio son consideradas acciones que inciden, de forma positiva o negativa, en el bienestar general de la población.

¹Como principios de la sostenibilidad ecológica se entienden: 1) No poner en peligro la supervivencia de las siguientes generaciones, 2) No consumir recursos sobre su tasa de renovación y 3) No producir residuos sobre su tasa de absorción por el medio

Se mencionó en el diagnóstico la existencia de una “fragmentación territorial” en Medellín con referencia a la condición de la vivienda y el entorno en las diferentes zonas, comunas y corregimientos, además de unas condiciones deficitarias de un segmento amplio de la población en materia de educación, salud, empleo, seguridad alimentaria, etc., condiciones sociales y territoriales que reproducen de forma cíclica escenarios de inequidad social y ambiental en la ciudad en los cuales no se garantiza, entre otros derechos de los ciudadanos, el derecho a una calidad ambiental suficiente.

Así pues, se plantea en este diagnóstico una intersección entre los aspectos territoriales –donde se enmarca la sostenibilidad ambiental- y las necesidades humanas que debe llevar a considerar las problemáticas identificadas aquí como parte de la gestión ambiental de la ciudad, incorporando el tema de la calidad de vida como determinante y fin último de ésta.

Problemáticas Asociadas
A continuación (tabla 131) se presentan las problemáticas que desde el componente socio-cultural-simbólico, se considera pertinente incluir para la formulación del Sistema de Gestión Ambiental de Medellín.

Tabla 131. Problemáticas asociadas al Componente Sociocultural y Simbólico.

<< VOLVER ARRIBA