Jueves, 18 Febrero 2021 18:29



“Soñamos que Medellín tenga el centro comercial de cielos abiertos más hermoso del país”

La Alhambra, tradicional calle de comercio, cuenta con una apertura temporal para peatones entre las 10:00 a.m. y las 7:00 p.m., con el fin de reducir las emisiones de contaminantes en la atmósfera, aportar en la reactivación económica por la pandemia de covid-19, y entregar más espacios de disfrute a la ciudadanía.

 Por: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. - Secretaría de Movilidad

Con 63 años de funcionamiento, el Salón Málaga es un referente histórico del Centro de Medellín. César Arteaga Franco, su gerente, es partidario de la semi peatonalización de calles como Bolívar, donde está ubicado este centro cultural para el disfrute de la música y el baile.

 “Estoy muy contento con lo que está pasando en este momento con La Alhambra”, expresó César Arteaga, quien lleva 33 años de trabajo en el Salón Málaga y 20 años en Corbolívar, una asociación comercial del barrio Guayaquil. De hecho, hizo parte de los fundadores de la corporación y fue su primer presidente.

 Entre los referentes del centro que se sueña Arteaga, está Buenos Aires, Argentina. “Es uno de los ejemplos de centros comerciales de cielos abiertos que han demostrado que la peatonalización es muy efectiva, en la medida en que las personas llegan al centro en bus, caminando o en el metro, y cuando hacen las compras, encuentran acopios de taxis para llevar sus paquetes”. En su opinión, Medellín tiene el reto mejorar la iluminación para así recuperar el espacio público en la noche y darle confianza a la gente.

 Por otra parte, darle prioridad a las personas que caminan por Guayaquil es importante para Daniel Manzano, presidente de la Asociación Gremial de Comerciantes de Guayaquil, Asoguayaquil, que representa y defiende los intereses del sector comercial formal desde hace 30 años.

 “La gente viene al encuentro, a almorzar, a comprar, a hacer su inversión o una propuesta comercial y acá se encuentra con un espacio que se puede transitar de la mejor manera, que si no hubiese tenido esta connotación de Zona Urbana de Aire Protegido, no tendría un cambio”, indicó Manzano.

 Guayaquil es un puerto comercial con conexiones al Pacífico y al Atlántico, desde donde se comercializa mercancía para la región y para el país. Cuenta con más de 16 mil unidades productivas, la mayoría locales comerciales, que generan más de 75 mil empleos directos y más de 300 mil empleos indirectos en la comuna 10, donde está el Centro de Medellín.

 “La Zona Urbana de Aire Protegido significa evolución porque nos dio la posibilidad de empezar a concretar eso que soñamos: bahías de carga y descarga, respeto de las zonas amarillas, jardineras, mayor prioridad para el peatón y la dinámica comercial, y la recuperación del medio ambiente”, agregó Daniel Manzano, quien sueña con la transformación de Guayaquil.

 La iniciativa de la apertura temporal para peatones en La Alhambra fue construida mediante un intercambio de saberes entre los comerciantes del sector de Guayaquil y  los de sectores de Manila y Provenza, con sus respectivas experiencias de pacificación de las calles en El Poblado.

 “Todo lo que la ciudadanía puede ver y disfrutar en este momento en La Alhambra, todas las obras han pasado por el proceso de concertación con la organización y en vela por las condiciones del empresariado, porque la misión de nosotros es defender al comercio formal”, indicó Manzano, quien opina que la transformación del sector solo se ha logrado y se logrará con el acompañamiento institucional y la articulación con distintas dependencias de la Alcaldía de Medellín en temas de seguridad, espacio público, promoción de la cultura, del arte, del comercio, etcétera.

 Desde su punto de vista, los problemas históricos de calles como La Alhambra han sido el mal parqueo, la incultura de algunos ciudadanos y la falta de presencia institucional.

 En esto coincidió César Arteaga, quien aseguró que es clave mantener el acompañamiento institucional, “soy amigo de peatonalizar, pero siempre y cuando haya una presencia institucional que no deje degradar el entorno, por eso son tan importantes las asociaciones y corporaciones para entender los espacios; hay que escuchar a la comunidad, porque sus miembros conocen tanto las problemáticas como las soluciones”.

 De otro lado, Daniel Manzano explicó que la transformación que está viviendo Guayaquil va a ser un modelo para aplicar en la región. “Queremos que en un tiempo, ojalá no lejano, Guayaquil esté libre de tanta problemática social, con inversiones que minimicen los problemas del habitante de calle, de la extorsión o del mal uso del espacio público, que sea el centro comercial de cielos abiertos más hermoso del país”.

 Como ejemplo de buena práctica, Manzano señaló la experiencia de transformación de Carabobo, que antes de su peatonalización era una de las calles más transitadas del Centro. “Trajo más tranquilidad, mejores comercios, marcas representativas, y en este momento es la zona más apetecida, máxime ahora, cuando estamos perfilando la zona segura sobre Carabobo, Bolívar, Maturín y Amador, que es el caldo de cultivo para generar en Guayaquil un distrito con toda esa capacidad, para que el empresariado crezca y eso redunde en el crecimiento de las ventas, de la capacidad de empleo, del pago de impuestos, para que se genere el desarrollo que requiere la ciudad”.

 Las acciones de la Zona Urbana de Aire Protegido van en coherencia con el componente de movilidad sostenible e inteligente de la línea estratégica Ecociudad, del Plan de Desarrollo Medellín Futuro 2020-2023, que busca promover la caminata, la bicicleta, el transporte público colectivo y masivo, los espacios para cuidar y disfrutar el patrimonio, y el uso de vehículos de bajas emisiones.

Visto 396 veces Modificado por última vez en Jueves, 18 Febrero 2021 18:47